La ite y el certificado energético de nuestra vivienda


Certificado energético

Además de la ITE, probablemente su edificio o vivienda necesite pasar otro tipo de inspección y estudio no menos importante: el certificado de eficiencia energética.

Como un electrodoméstico o un coche, nuestras viviendas consumen energía y la conserva de mejor o peor manera. El certificado de eficiencia energética nos va a determinar la calidad de nuestra vivienda en términos energéticos, el dinero que nos va a suponer vivir en ella y el nivel de confort que tendremos en ella. Además el certificado energético es obligatorio si alquilamos o vendemos nuestra vivienda, lo cual es garantía de calidad de lo que se adquiere.

El certificado energético clasifica nuestra vivienda con la etiqueta A, B, C, D, E, F ó G, como se hace ya con los electrodomésticos. Igual que cuando compramos una nevera sabemos que las que llevan la etiqueta A consumirán menos electricidad y será más eficientes. Con el certificado energético sabemos cuán eficiente es nuestra vivienda. O la vivienda que estamos pensando en alquilar o comprar.

Lo que está por venir: ITE + Certificado energético = IEE

En la actualidad se pretende unificar criterios a la hora de redactar un informe de ITE y añadir al mismo el estudio y certificación energética. Es lo que se conoce como el Informe de Evaluación de Edificios (IEE). Dicho informe además estudiará las características de accesibilidad del inmueble, algo hasta ahora no contemplado por la legislación en vivienda ya construida.

El Informe de Evaluación de Edificios sopesa por una parte lo que hasta ahora hace la ITE, es decir, el estado de conservación del inmueble, del que se dictamina si es favorable o desfavorable.

Por otra parte estudiará las condiciones de accesibilidad al edificio, es decir, dimensiones de entradas, rampas, ascensores, etc. que al igual que la ITE establecerá resultados favorables o desfavorables. En caso de necesitar reforma para subsanarlos tendrá en cuenta el presupuesto y si las obras son viables o no para los vecinos de la comunidad. Este último punto todavía falta por concretar por parte de los legisladores.

La última parte del informe es la certificación energética del edificio, es decir, la clasificación energética de nuestra vivienda con la etiqueta A, B, C, D, E, F ó G, aunque en este caso no se estimaría favorable ni desfavorable, simplemente se recomendarían ciertas reformas o subsanación de deficiencias para mejorar el comportamiento energético de nuestro edificio para el ahorro energético.

Aprovechar la ite para obtener el certificado energético

Es importante relacionar ITE con certificado energético, pues muchas veces las ITE implica la reforma y rehabilitación de ciertas partes del edificio, que bien aprovechado podría suponer una sustancial mejora en el ahorro energético de nuestras viviendas. Y estas a su vez ayudarán a la amortización de la inversión realizada en un período de tiempo más que interesante.

Nosotros podemos recomendarle desde aquí un técnico especializado que se encargue del estudio y de ofrecer al cliente los números necesarios que requieren una inversión quele podemos asegurar que merece la pena.

twittergoogle_pluslinkedinmailby feather